SE VA J.J. WATT

Fútbol NFL Texans

El golpe más memorable de J.J. Watt requirió de seis puntadas.

En la Semana 4 de la temporada del 2013 con los Houston Texans, el golpe de Watt sobre el entonces quarterback de los Seattle Seahawks, Russell Wilson, dejó una herida profunda en el rostro del ala defensiva, su nariz y rostro llenos de sangre mientras caminaba hacia la banca.

Esa puede ser la imagen más representativa de la carrera de Watt, la cual la estrella de los Arizona Cardinals anunció este martes a través de su cuenta de Twitter que estaba llegando a su fin.

Watt se retirará como uno de los mejores jugadores defensivos de su generación y probablemente como un miembro seguro para el Salón de la Fama en su primer año de elegibilidad en el 2028. El veterano de 33 años de edad es uno de tres jugadores en ganar tres veces el premio al Jugador Defensivo del Año de la NFL. Aaron Donald y Lawrence Taylor son los otros.

E incluso cuando sus golpes no le dejaban con la nariz sangrando, el respeto que los equipos rivales tenían por Watt se reflejaba en la manera en que se defendían contra él. Aunque los datos de marcas dobles no están disponibles todo el tiempo, entre los cazamariscales con 400 jugadas presionando al quarterback en las últimas cinco temporadas, el porcentaje de dobles marcas del 29.8 por ciento de Watt es el más alto entre 55 cazamariscales calificados en ese periodo.

Aunque ya no se hace cargo de los juegos por su cuenta, Watt sigue siendo el foco en los planes de juego de sus rivales. Esta temporada, Watt ha enfrentado dobles marcas en el 37 por ciento de las veces que presiona al quarterback, el porcentaje más alto entre los cazamariscales de la NFL.

Aunque Watt pasó sus últimas dos temporadas en Arizona, su carrera será más recordada por el impacto que tuvo durante sus 10 años con los Texans. Fuera del campo de juego, deja un formidable legado por su trabajo para recaudar fondos para Houston y en otras comunidades también.

Del 2012 al 2015, Watt fue un talento en ascenso. Ganó sus tres premios al Jugador Defensivo del Año en ese lapso, acumulando 69 capturas en cuatro campañas. Como referencia, la segunda mayor cifra de capturas totales en ese periodo fue de Justin Houston, quien tuvo 50.5 capturas. Watt tuvo 20.5 capturas en las temporadas del 2012 y 2014 y sigue siendo el único jugador en registrar 20 o más capturas en múltiples campañas desde que las capturas se volvieron una estadística oficial en 1982. También es uno de ocho jugadores en liderar la NFL en capturas múltiples veces, haciéndolo en el 2012 y 2015.

J.J. Swat, como apodaron a Watt, también se hizo famoso por uno de sus movimientos: batear pases en la línea de golpeo. Los 60 pases bateados en su carrera son fácilmente la mayor cantidad en la NFL desde que llegó a la liga en el 2011.

Y Watt no solo dejó su marca en la defensiva: era tan dominante que los Texans también lo utilizaban para anotar touchdowns a la ofensiva. Watt se une a Deion Sanders como los únicos dos jugadores desde la fusión con múltiples recepciones de touchdown y múltiples intercepciones devueltas para touchdown.

Watt es el mejor jugador que ha estado con los Texans y el líder en capturas de todos los tiempos de la franquicia. Sus 101 capturas son casi el doble de su más cercano perseguidor en la lista.

pesar de lo dominante que era Watt dentro del campo, lo que hizo fuera del campo por tantas personas en Houston es lo que será recordado. Hay tantas historias –y seguramente incluso aún hay que pocos conocen– sobre cómo Watt se dio tiempo de ayudar a las comunidades cercanas.

Estuvo la familia Berry, a la que conoció en el 2011, y Jeston Adams y Will Martinez, a quienes conoció a través de Make-A-Wish. En el 2018, Watt visitó a los sobrevivientes del tiroteo en la Santa Fe High School y dijo que pagaría los funerales de los estudiantes y profesores que murieron. Hasta marzo del 2021, cuando fue cortado por los Texans y se mudó a Arizona, Watt nunca rechazó una solicitud de Make-A-Wish.

También ayudó a niños a través de la Justin J. Watt Foundation que creó cuando todavía estaba en la Universidad de Wisconsin. La fundación ha recaudado más de 5 millones de dólares para ayudar a programas atléticos y organizaciones escolares de secundarias con fondos insuficientes.

Pero quizás su mayor impacto se produjo en el 2017, cuando recaudó más de 41 millones para ayudar a los afectados por el huracán Harvey. La recaudación de fondos comenzó con un video simple en redes sociales, en el que pedía, «Lo que sea que puedan donar, por favor donen para ayudar a estas personas». Creó una página en YouCaring.com, donando 100,000 dólares de su propio dinero y estableció la meta de reunir 200,000 dólares. Recaudó esa cifra en dos horas. Los 41.6 millones reunidos la convirtieron en la recaudación financiada por personas más grande de la historia.

Los fondos se destinaron en ayudar a reconstruir Houston, un proceso que Watt supervisó para garantizar que dinero «tuviera el mayor impacto posible» y que «la totalidad de los fondos se utilizarían aquí en Houston y las áreas circundantes para aquellos que se vieron más afectados por el huracán Harvey».